Ana Pastor no es el Santo Job

Job, que no era periodista español sino un ganadero muy rico que vivía en el reino de Edom, no paraba de repetir aquello de “el Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el Señor” cuando el Diablo, con la autorización de Dios, lo sometió a  pruebas terribles para doblegar su integridad. Job lo perdió todo, incluso a su familia, pero, consciente de que lo que tenía era un regalo y aunque maldijera su suerte, nunca dejó de bendecir a quien se lo había hecho. Aquellas desgracias le enseñaron, sobre todo, a ser humilde.

Aunque estoy bautizado no ejerzo como católico – hace ya muchísimos años que perdí la fe -, pese a lo cual me atrevo a recomendar la lectura del Libro de Job, principalmente a esos periodistas ‘emblemáticos’ que, después de haber sido obsequiados con responsabilidades que se negaron a otros con iguales o mayores méritos, se quejan hoy sin ningún rubor porque aquello con lo que fueron gratificados cambie de manos. Y lo hacen a pesar de que ninguno ha sufrido las privaciones de Job.

“Me cesan por hacer periodismo”, ha escrito Ana Pastor, que pasa por ser una periodista incisiva aunque en bastantes ocasiones a mi me parece simplemente faltosa, aparte, como se ve, de nada humilde. Lo ha dicho muy claro Andrés Aberasturi, a quien sí admiro, en esos escasos 140 caracteres que permite Twitter: “Espero que cuando llegues a mi edad, Ana Pastor, te hayan destituido tantas veces como a mi me echaron UNOS y OTROS. No eres la primera”.

Aceptar sin objeciones que dejará de dirigir un programa “por hacer periodismo” es, sencillamente, un insulto a la inteligencia y una afrenta a todos los periodistas de TVE que realizan su trabajo, o al menos lo intentan, de manera impecable, o sea con rigor, independencia, imparcialidad y objetividad. Ejerzo como periodista desde hace 34 años, 28 de ellos – se cumplirán el 16 de este mes – en RTVE, y ni un solo día, ni uno solo, he dejado de hacer periodismo, ni siquiera cuando me relegaron bajo la amenza de sufrir males mayores. Eso sí, humildemente.

Anuncios

Acerca de José Ramón Patterson

Soy periodista desde los 20 años. En aquella época aún tenía sueños profesionales. Perdí la ilusión, pero me quedan la curiosidad, el oficio y bastante mala leche. Vivo y trabajo en Asturias.
Esta entrada fue publicada en Patterson, Periodista, Televisión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ana Pastor no es el Santo Job

  1. violeta isabel Booth dijo:

    Hay que comprenderla, chicos… Como se ha tardado unos meses en reestructurar la cosa (en otras ocasiones los cambios fueron”por corte” y no “por encadenado”) y ella había empezado desde el minuto 0 a modular sus fobias políticas, se había llegado a hacer ilusiones de que iba a continuar.

  2. Pedro dijo:

    Completamente de acuerdo. El victimismo no es la mejor manera de defender la independencia y la pluralidad de un medio donde trabajan periodistas fabulosos, que nada tienen que envidiar de la señora Pastor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s